• 4587 Miembros
  • 559 Autores
  • 5593 Relatos

DETALLES RELATOS

Detalles del relato llamado "La Caliente Amiga de Mi Hija".


La Caliente Amiga de Mi Hija

Enviado el: 17/09/2011 a las 07:58:45 Categorizado en: Jovencit@s

Tengo una hija de 18, ella a diferencia de su mama siempre le ha gustado hacer ejercicio. Ella y yo practicamos el tenis desde hace tiempo. Siempre vamos juntos al club y la pasamos muy bien. Pero debo decir que ultimamente ella ha invitado a una amiga de la escuela que parece sacada de una revista. Su amiga tiene una cara bellisima, de piel blanquita y cabello oscuro. Tiene el cutis como si fuera de bebe. y lo mejos de todo es que esta buenisima la chica.

Mi nombre es Juan, ahora tengo 42 años y soy médico de profesión. Economicamente me ha ido muy bien no lo niego. Pero en el sexo con mi mujer va tan bien la cosa. Ella muestra poco interes. Sin embargo hace unos días paso algo que a continuación les cuento.

Tengo una hija de 18, ella a diferencia de su mama siempre le ha gustado hacer ejercicio. Ella y yo practicamos el tenis desde hace tiempo. Siempre vamos juntos al club y la pasamos muy bien. Pero debo decir que ultimamente ella ha invitado a una amiga de la escuela que parece sacada de una revista. Su amiga tiene una cara bellisima, de piel blanquita y cabello oscuro. Tiene el cutis como si fuera de bebe. y lo mejos de todo es que esta buenisima la chica. Tiene 18 años al igual que mi hija y anda en 1,70 de estatura. Tiene unas nalgotas que estan para excitar a toda la ciudad entera.

Ella es nueva amiga de mi hija Ana. Pues le ha conocido en su nueva escuela. Es increible lo bien formado que tiene el cuerpo. Esta deliciosa. Aunque no tiene mucho busto pues si se le ven ricas las tetas. Su cinturita tierna y con vientre plano se le ve muy sexy. Y de las caderotas que se le han formado pues son excelentes. Con un trasero grande y unas nalgas bien paradas. Y lo mejor de todo es que tiene una cara deliciosa, parace que fuera una modelo, su piel es tan blanca como el papel pero contrasta perfectamente con su largo cabello negro.

Siempre que vamos al club a jugar tenis, Su amiga Camila se lleva una falda corta blanca bien entallada. Es delicioso como se le marca la curva del trasero. A veces quisiera ser su falda para estar pegado a esas nalgas. La verdad siempre que terminamos de jugar pues yo siempre termino muy excitado. No hago mas que verle las ricas piernas y busco la oportunidad para deleitarme con su culo.

El otro dia paso algo en el Club. En un saque muy fuerte que dio Camila se quedo agachada un momento. Parecia que se habia lastimado.
Yo soy médico internista, pero he llevado algunos cursos de medicina deportiva. Y en ese momento me senti afortunado de haber estudiado esos diplomados. Corri rapido a donde estaba ella. Estaba agachada apoyada en sus rodillas. Decia que le dolia mucho la cintura y que no se podia mover. Yo la tome en los brazos y la lleve a una de las areas de descanso. Mientras la cargaba tuve la oprtunidad de agarrale las ricas piernas que tiene, ¡Mmmm....se sentian deliciosas! La sente y me dijo que le segui doliendo mucho.
Yo sin pensarlo el sugeri un rapido masaje para destensar el musculo. Asi que le pedi que se acostara boca abajo.

Comence a darle un masaje en su espalda. Ese trasero se le veia delicioso bajo la falda. Mientras le daba el masaje yo le miraba a discreción como se le marcaba el rico calzon en forma de V atraves de la falda. ¡Se le marcaba riquisimo! Aunque no pude disfrutar de esa cola con total libertad porque estaba presente mi hija Ana pero la verdad aun asi fue muy excitante.

Al paso de unos minutos ella se sintio mejor. Pero me apresure a decirle que tenia que hacerle un chequeo mas a fondo. Para estar seguros de que no haya una lesión mayor. Asi que la cite en mi consultorio al dia siguiente en la mañana y esto fue lo que paso:

Secretaria: Doctor, aqui esta una jovencita de nombre Camila Marquez.

Yo: Hagala pasar Ursula

En eso ella entro y ¡se veia riquisima! Llevaba unos jeans blancos, una playera negra de los Rolling Stones y unos tenis converse. Esos pantalones se le veian deliciosos. Ya no aguantaba las ganas para verla por atras.

Camila: Buenos días Doctor, aqui estoy como quedamos.

Yo: Hola Camila, sientate, ¿Como te has sentido?

Camila: Pues bien, ya casi no me duele, solo vengo al chequeo.

Yo: Que barbaridad, esque si fue mucho el tiron que diste en la cancha. Bueno, pasale para aca, te voy a pedir que te recuestes boca abajo y te subas la camiseta. Vamos a ver exactamente donde esta la lesión.

Ella se recosto y me quede impresionado con lo rico que se le veia el culo. Se le veia un culote tremendo en esos jeans. Y como de costumbre se le veia la costura del calzon a traves del pantalon. Eso era algo delicioso a la vista. Yo comence a tocarle los huesitos de la columna, se los tocaba uno a uno y le decia que si sentia dolor en alguno de ellos me lo dijera. Su espalda era blanca y suave. Se sentia muy bian al tacto y su olor era exquisito. La fragancia que despedia de su piel era deliciosa. Comence desde la espalda media hasta que fui bajando y llegue a su cintura. Mientras yo no dejaba de verle esas nalgas bien paradotas que tiene. Ya no aguantaba las ganas de meterle mi mano por debajo de esos pantalones. Yo le segui dando masaje en la espalda baja y como no queriendo le metia las puntas de los dedos en la orilla de su pantalón. Una de esas veces senti al tacto un rico calzon. Estaba sudando de lo caliente que me tenia, hasta que decidi ir mas alla.

Yo: ¿Que has sentido? ¿Te duele?

Camila: Un poco cuando presiono en la parte baja, pero casi no es nada.

Yo: A ver Camila, te voy a pedir que te bajes tu pantalon un poco. Solo descubre tu trasero.

Camila: ¿Es necesario esto?

Yo: Si claro, necesito ver si en la parte baja anda todo bien tambien. (Una mentira muy grande claro)

En eso ella se desabrocho el pantalón y era emocionante como iba descubriendo su colota. Se veia delicioso como ahi acostada ella bajaba su pantalon y apenas y lograba hacerlo debido a su enorme trasero. Lo mas rico fue verle esas nalgotas en un calzoncito color blanco. Se le veia riquisimo, como en calzon se le metia en medio de esas nalgas. Con ganas de bajarme a lamerle toda su amplia colota.
Comence a tocarla haciendo presion en los huesos de la columna, como ustedes saben esos huesitos bajan hasta el coxis pasando por el ano asi que yo segui haciendolo con toda mala intencion. Segui presionando hasta que llegue justo a donde comenzaban a dividirse las nalgas, entre mas bajaba mas iba metiendome entre sus nalgas. Ella no parecia estar incomoda, al menos no me decia nada. Asi segui hasta que llegue a su ano. Comence a tocarlo de una manera riquisima. Acariciando su tibio agujero en forma circular.

Yo: En esta parte de aqui ¿que sientes?

Camila: No siento dolor ni nada.

Yo: ¿Pero que sientes? ¿Sientes feo o rico?

Camila: Pues la verdad estoy incomoda pero se siente poquito rico.

Al escuchar eso yo sabia que no debia parar. Continue acariciando su delicioso agujero hasta que me arriesgue a meterle la puntita de mi dedo indice.

Camila: ¿Que hace?

Yo: Tranquila Camila, solo estoy explorando si todos los musculos estan relajados. Relajate.

Comence a meterle el dedo completo poco a poco. Lo sacaba y lo metia lentamente. Esto era delicioso. Era riquisimo el calor que irradiaba en mi mano ese culote. No podia creer que tuviera aqui a esta niña y que estuviera picandole su colota.

Yo: ¿Como sientes esto? ¿Mal o bien.?

Camila: Que pena doctor pero... Es que estoy sintiendo muy rico.

Yo: ¿Quieres que meta más mi dedo? (aunque ya se lo habia metido todo)

Camila: Si un poco... (Me lo decia con los ojos cerrados y en voz baja)

Yo note que de mas abajo se estaba comenzando a mojar. Estaba completamente mojada de su panocha. Al sentir eso e mi mano yo saque mi dedo del ano y me puse una crema que tengo en el estante. La puse en mis dedos y le comence a meter dos dedos por el culo.

Camila: ¡Ay doctor! Nunca me habian hecho esto...

Yo: ¿Nunca Camila? ¿Acaso eres virgen?

Camila: No, no lo soy pero no sabia que por atras se sintiera tan rico. (Seguia con los ojos cerrados y respirando agitada)

Al escuchar eso yo saque mis dedos y me saque la verga. Ya la traia bien erecta y caliente como un volcan. Las venas de mi pene parecian que iban a estallar en cualquier momento. Solo sentia mi verga latir, como si tuviera vida propia. En eso me subi donde estaba acostada y con las dos manos abri sus nalgotas y puse la punta de mi verga en su agujero. Pero no se la meti, cerre sus nalgas y comence a masturbarme en ellas dandole pequeños picones con la punta. Queria que sientiera el calor de mi verga entre sus nalgas y que se diera una idea de lo que le iba meter.

Ella comenzo a respirar mas agitada, su bonita cara se le comenzo a poner rojita, y no se diga su cola. Estaba tan caliente que parecia que estaba pegado a un calefactor. Saque mi verga de sus nalgas y me puse crema en toda mi verga. Luego volvi a abrir sus nalgotas y comence a metersela poco a poco. Le meti primero la cabeza, ella pego un pequeño grito.

Camila: ¡Aaaay! ¡No doctor! ¡No me va entrar!

Pero aun asi comenzo a parar aun mas su cola. Yo comence a metersela mas y mas hasta que la tenia toda adentro.
Comence a moverme lentamente, estaba tan excitado que sentia que si me movia rapido me iba chorrear antes de tiempo. Le agarre las caderotas y le comence a dar lento, ya no aguantaba las ganas de que se le fuera toda completita.

Yo: Tranquila. Solo relajate.

Camila: Despacio... ¡Esta muy ancha!

Ella gemia y gemia. Pero no dejaba de parar su colota. Entre mas se la iba metiendo ella mas pegaba su trasero a mi cuerpo.
Hasta que de repente me dijo:

Camila: Que rico, que rico. Metamela toda....toda doctor.

Mi verga entraba y salia riquisimo de ese culote. Su ano apretaba mi pene de una manera deliciosa. Lo tenia muy estrecho pero poco a poco se lo fu haciendo ancho. Hasta que al paso de los minutos fui metiendo mas velocidad. Su agujero estaba totalmete dilatado y mientras le estaba dando le escupia en su hoyo para que se le resbalara mejor. Despues me recoste sobre ella y la tome de los hombros. Le comence a dar tremendos arrimones y ella nada mas con los ojos cerrados y con el sudor bajando por un lado su cara.

Mientras me la cogia por el culo le comence a dar besos en su cuello. Con mi lengua le comence a lamer el sudor de su cuello y cara. y le decia al oido:

Yo: Siempre habia deseado tus nalgas.... Tienes el culo mas rico de la ciudad..... Y te lo voy a dejar bien ancho por andar de caliente.

Camila: No se detenga.... (Me decia entre gemido y gemido)

De pronto senti que ya mi verga no soportaba mas la presión de ese enorme culo y senti que era momento de correrme por completo.
Pense hecharselos todos en el culo pero como veran yo no podia desperdiciar esa cara tan perfecta y bonita que tenía.
Asi que contra mi voluntad saque la verga de su culo y me puse de pie. Camine hacia donde tenia su cara y al llegar ella me miro y me dijo:

Camila: ¿Que va hacer doctor? (Y despues de preguntar volvio a cerrar sus ojos.)

Yo me comence a jalar la verga mientras le veia esa hermosa cara de tez blanca y tan linda como de una modelo. En eso ya no aguante mas y le comence a hechar todo el semen en su bonita cara. Me salieron chorros calientes y espesos a presión y le llene toda su cara de leche. Le embarre el cabello, los ojos, la nariz y la boquita su hermosa. Luego con mi verga le esparci todo el semen que le habia dejado en cada parte de su cara. Ella no se movia. Solo abrio la boca y comenzo a lamer el semen de sus labios.

Esa mañana fue una de las mas deliciosas de mi vida. Acordamos guardar el secreto ante nuestra hija. Ella apartaba cita para que le diera su culeada de vez en cuando. Ahora ya tiene el culo bien ancho y le entra con mucha facilidad. Ella ya tiene novio pero dice que le encanta lo gruesa que la tengo y que su cola es adicta a mi verga. Adoro a esta niña.

5.2
69834 visitas. 138 votos.


COMENTARIOS


Nombre de Usuario:

Clave de Acceso:

Mensaje